SACACORCHOS plus Home, versión extendida by Manolo Espejo


SACACORCHOS plus Home, versión extendida.

Cuando un amigo tiene un deseo, hay que mirar de ofrecerse a realizarlo. Si además es casamentero, el tema de la sensibilidad se respira en el ambiente y con más razón te pones a su disposición. “Vull fer un Turó de l’Home”. “Pues nada Edu, vamos al Turó” un calentón de 6 km, se le pasa la ñoña y pa casa. “Anda que no me acuerdo de la Sacacorchos”, dice la máquina de kom’s. Otro que tiene ñoña, que me vió un día hacer una locura y le cogió un nosequé en el cuerpo. “Además ya he hecho unas gestiones con el Sr McDonald’s (ahora llama así a Laura) y me deja ir”. Pues nada hijo. Otro deseo cumplido. “I no vull arribar a casa sense 200 km’s a les cames” (a ver si se casa ya este). Total que una gracieta se convierte en todo un reto de 200km/4000+. Hacemos cuatro números y para llegar a una hora razonable (8h de pedaleo y 1h de entretenimientos varios) se prevé la salida a las 6:30, con la fresca, que de calor ya hay previsión de pasar.
“Hay sitio para mí?” Dice el superhéroe. “Mira que llevo días sin sacar el traje de Spiderman y estas salidas me ponen más que un vuelo de Ryanair con tormenta”.
Total que a la hora prevista nos ponemos en ruta. La primera parte del recorrido pasa con ritmo contenido. Sabemos que hay que dosificar los wattios. No todos los días está previsto subir tantos metros   acumulados (lo de las tiradas largas ya está en nuestro ADN onVeló). Con la perspectiva de una ruta long-distance pasa rápido el tramo Mata-Collsacreu-Vallgorgina-St Celoni.  Ya en la aproximación a Campins, una fugaz mirada hacia la antena del Turó visualizando el tirabuzón entorno a la majestuosa montaña. Un rodeo ascendente en buena parte de ese recorrido que se nos antoja va a ser duro y exigente con el avance del caluroso día. El coll de Santa Fe lo subimos con cadencia, hoy no es día de mover plato y aunque a Marcos se le hace raro nos alegramos que comparta buena parte de la ascensión. En el tramo final toma la delantera junto con Dani, que tiene buenas piernas escaladoras. Recarga de bidón y continuamos. Finalizamos ascensión y preparamos el descenso y llaneo por la cara norte, Viladrau, Seva y ascensión a Collformic donde se repetirán los dos tándems en una llegada casi al unísono. Aquí está prevista una parada reponedora. Llevamos la mitad de recorrido y altura acumulada pero con pendientes más llevaderas de las que tienen que venir para concluir el reto. Al llegar, mucha gente en la terraza del bar, pero los ojos se nos van a los colores púrpura del equipo que compartimos. Lorencio, Toni y Ramón están a punto de marchar. Se están dando también un buen calentón recordando la GF onVeló y aprovechamos para hacer una foto de grupo.
Una vez cargados los depósitos y vaciadas las sentinas, nos ponemos en marcha sabiendo que ahora el tema se pone serio. Se acumulan las horas, km’s y desnivel y las primeras  pendientes del petit Mortirolo nos permiten valorar cómo están las piernas para gestionar los más o menos 1200 m del tirón en poco más de 17km. La pareja de superhéroes toman la iniciativa. Edu y yo nos lo tomamos con algo más de calma. Que dura es pero que chula es esta cara de ascensión, sobretodo el primer y último tramo antes de los 6 últimos km’s. terroríficos con 150 km’s y más de 3000+ en el pataje y a 30 grados !.

Toca gestionar las coronas, dejándonos la última para un tramo al 15% sostenido en mitad de esta. Pasamos el garito del vigilante, dos últimos km’s que aflojan y que nos permite disfrutar de las impresionantes vistas de la falda de esta montaña a la que hemos rodeado durante toda la mañana, casi titubeando y observándola con el rabillo del ojo a medida que la “helico-escalábamos”.

Fotillos para el recuerdo y deshacer lo ciclado, con una sonrisa que no podemos esconder. Llegar a casa nos dará el premio del reto propuesto.
Día espectacular, hermanamiento y felicidad haciendo lo que más nos gusta, dar a los pedales y cumplir y hacer cumplir deseos…. Vivan los novios !